LIDIANDO CON UNA ENFERMEDAD QUE AMENAZA LA VIDA

Padre, el enemigo ha venido a robarme la vida porque eso es lo que hace: roba, mata y destruye. Pero confío en Tu Palabra que dice que has venido para que yo tenga vida y la tenga en abundancia (Juan 10:10). Aunque el informe del médico es negativo, sé que tienes la última palabra sobre mi vida. Me viste antes de que yo naciera. Y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, Sin faltar una de ellas (Salmo 139: 16).

Perdóname, Padre, por cualquier puerta que pude abrir para esta enfermedad, al no ser un buen administrador de mi salud. Rodéame de tus tiernas misericordias para que pueda vivir (Salmo 119: 77). Levántame como testimonio de tu gran poder curativo. Eres el mismo Dios que hace milagros ayer y hoy, y para siempre (Hebreos 13: 8).

Tomo autoridad sobre cada parte defectuosa de mi cuerpo. Ordeno a cada uno que se recupere. Decreto que no moriré antes de mi tiempo señalado, sino que viviré para contar lo que has hecho (salmo 118: 17). ¡Por lo tanto, digo bajo la autoridad de Tu Palabra, que por las llagas de Jesús, estoy curado! (Isaías 53: 5). En el nombre de Jesús, oro. ¡Amén!

Emergency Prayers (Oraciones de emergencia) por Deborah Smith Pegues

¡NO TE PIERDAS OTRA PUBLICACION!

Me siento inspirada en compartir con ustedes, mi viaje de sanación aquí; y confío en que encontrarás esperanza, aliento y propósito a medida que descubras el poder curativo que vive dentro de ti.
Regístrate para recibir notificaciones cuando publique un nuevo artículo.

Deja un comentario