¿POR QUÉ ELIJO UNA DIETA BASADA EN PLANTAS PARA REDUCIR EL RIESGO DE CÁNCER?

Desde que comencé mi viaje de curación del cáncer seguí una dieta muy limpia a base de plantas. ¿Por qué? puedes preguntar. Para ser sincera, todo comenzó 6 meses antes de mi diagnóstico. Cambié radicalmente mi dieta, en serio, me convertí en vegana de un día para otro sin mucha explicación, aparte de que me sentí orientada a hacerlo. Durante ese tiempo aprendí la fea verdad sobre la industria cárnica y láctea. Me obsesioné con dejar de comer cualquier tipo de carne o alimento derivado de animales. Cuanto más aprendía sobre la industria de la carne convencional, más rechazaba la idea de volver a comer carne. Es simplemente devastador cómo son tratados estos pobres animales para que tú y yo comamos más hamburguesas, alitas de pollo y tocino. Realmente, me quitó todo el deseo de querer volver a comer otra hamburguesa.

Por favor, ten en cuenta que yo comía carne desde que nací. Comer carne, papas y arroz constituye una gran parte de mi cultura. Mientras crecí, ver un plato de almuerzo sin carne lo sentía como si le faltara algo, o pensaba que el dueño de ese plato era pobre; y tenía que apegarse a la quinua. Esto aún continúa en mi mente. Pero el apetito exigente por la carne no se limita solo a Perú o Estados Unidos, sino a todo el mundo. Lo que estoy a punto de compartir con ustedes no es condenarlos por comer carne, en cambio, quiero empoderarlos con conocimiento para que puedan tomar las mejores decisiones para su propia salud y viaje. Además, quiero compartir con ustedes por qué elegí dejar de comer carne y seguí una dieta basada en plantas.

La carne industrializada esconde secretos inquietantes.

Sobre tu carne de supermercado diaria, la sucia verdad detrás del proceso de sacrificio de ganado, es más que horrible. Debes saber qué sucede con ese trozo de carne que está bien empaquetado en tu mercado local. Lo que pasa antes de que quede bien en esos estantes. De acuerdo con PETA (Personas para el tratamiento ético de los animales), en los Estados Unidos, más de 29 millones de vacas sufren y mueren en las industrias cárnicas y lácteas cada año. Estos animales de fábrica se alimentan de maíz, trigo y soya, que se cultivan a través de una agricultura industrial intensiva, que utiliza grandes cantidades de pesticidas, que pueden permanecer en tu cuerpo y transmitirse a las personas que los comen, creando graves riesgos para la salud humana. A diferencia de la carne convencional, la carne orgánica debe provenir del ganado que ha vivido bajo un manejo orgánico continuo desde el último tercio de la gestación.

Incluso, si compras productos orgánicos.

Prefiero alejarme de todo.

Estudios demuestran que el cáncer colorrectal (CCR) es el tercer cáncer más común en hombres y el segundo en mujeres en todo el mundo. Más de la mitad de los casos ocurren en países más desarrollados. El consumo de carne roja (carne de res, cerdo, cordero, ternera) es alto en estos países; y la evidencia acumulada hasta hoy demostró una asociación convincente entre la ingesta de carne roja y especialmente, el riesgo de carne procesada y CCR. Otro estudio encontró que la ingesta de grasa animal, principalmente de carne roja y productos lácteos con alto contenido de grasa, durante los años premenopáusicos se asocia con un mayor riesgo de cáncer de mama. Ten en cuenta que la carne de fábrica se trata y se alimenta de manera muy diferente a como solía ser hace 50-60 años, donde los animales eran libres de deambular y comer hierba. Las demandas actuales del mercado hacen que sea imposible mantenerse al día con las viejas tradiciones saludables que las generaciones anteriores tuvieron el privilegio de disfrutar. Realmente, me pone triste ya que nuestros hijos están creciendo en una era completamente diferente.

Los fabricantes de carne procesada agregan nitratos y nitritos, un aditivo alimentario utilizado para detener el crecimiento de bacterias y para mejorar el sabor y el color de los alimentos. Por lo general, se agregan a la carne de res, aves, pescado, embutidos, jamón, tocino, salchichas, salchichas, etc. Estos compuestos también le dan a las carnes procesadas su color rosado. Tanto los  nitratos como los nitritos  pueden formar nitrosaminas en el cuerpo, lo que puede aumentar su riesgo de desarrollar cáncer. Un estudio sugiere que el alto consumo de carne procesada puede aumentar el riesgo de cáncer de estómago. Las nitrosaminas en la dieta podrían ser responsables de la asociación positiva.

Como puedes ver, la industria cárnica y láctea sigue tácticas que comprometen en gran medida el valor de los beneficios potenciales de la carne para la salud. Por otro lado, una dieta basada en plantas no solo conserva valiosas cualidades ricas en nutrientes, sino que también te ayuda a prevenir, e incluso, a tratar un diagnóstico de cáncer. ¿Cómo?... puedes preguntar ¡Déjame explicar!

 

 

¿Por qué a base de plantas?

Las frutas y verduras tienen nutrientes esenciales que no puedes obtener de otros alimentos. Las vitaminas y minerales, fitoquímicos y antioxidantes en las plantas ayudan a mantener tus células sanas y tu cuerpo en equilibrio, para que tu sistema inmune pueda funcionar de la mejor manera. Hay mucha investigación que sugiere que seguir una dieta basada en plantas puede aumentar tu inmunidad, disminuir la inflamación, ayudarte a combatir los radicales libres y reducir el riesgo de cáncer.

Un sistema inmune saludable es vital en la prevención de enfermedades, ya que reconoce y ataca las mutaciones en las células antes de que se conviertan en cáncer. La incorporación de una dieta basada en plantas en tu estilo de vida puede apoyar un sistema inmune fuerte y ayudar a prevenir el cáncer y las enfermedades cardiovasculares. Según un artículo escrito por The Rogel Cancer Center, se ha demostrado que los alimentos de origen vegetal, que incluyen vitaminas, minerales, fitoquímicos y fibra, reducen el riesgo de varios tipos de cáncer. De hecho, comer 6 onzas de alimentos integrales por día puede disminuir el riesgo de cáncer colorrectal en un 21%. Ésta es una GRAN noticia. Esto significa que tenemos cierto grado de control con respecto al cáncer y no nos quedamos a merced de la casualidad / suerte. Estamos capacitados con el conocimiento y depende de nosotros tomar decisiones de estilo de vida para prevenir esta temida enfermedad como lo es el cáncer.

Otro estudio muestra que las frutas, verduras, bebidas de origen vegetal como el té verde, el vino y los productos a base de cacao son las principales fuentes dietéticas de flavonoides. Se ha demostrado que los flavonoides poseen una amplia variedad de efectos anticancerígenos: modulan las actividades enzimáticas que eliminan especies reactivas de oxígeno (ROS), participan en la detención del ciclo celular, inducen apoptosis, autofagia y suprimen la proliferación e invasividad de las células cancerosas.

Además, la inflamación en el cuerpo es una respuesta inmune a una lesión o infección, sin ella seríamos vulnerables a toxinas, bacterias, alérgenos o patógenos mortales. La inflamación puede aumentar el riesgo de cáncer al causar daño celular. Hay muchos elementos que causan inflamación y tu dieta es uno de ellos. Por ejemplo, una dieta rica en alto consumo de azúcar puede conducir a niveles más altos de inflamación en el cuerpo. Los estudios epidemiológicos han demostrado que la ingesta de azúcar en la dieta tiene un impacto significativo en el desarrollo del cáncer de mama. Un mecanismo propuesto sobre cómo el azúcar impacta el desarrollo del cáncer implica la inflamación. La inflamación prolongada puede dañar las células y el tejido del cuerpo; y se ha relacionado con el cáncer y otras enfermedades inflamatorias como la artritis.

Una dieta basada en plantas no solo ayuda a mantener un buen peso corporal, sino que también alimenta el cuerpo con fibra, antioxidantes y fitonutrientes para armar tu sistema inmune y combatir enfermedades. Algunas personas creen que siguen una dieta basada en plantas al no comer carnes y productos derivados de animales y solo comer una dieta alta en carbohidratos, azúcar y grasas. La pasta regular, el pan blanco y el arroz blanco pueden ser productos vegetales, pero no están hechos de granos enteros. Elige pasta y pan 100% de trigo integral, y come arroz integral. Las verduras fritas, los alimentos altamente procesados ​​como galletas y todos los postres azucarados están fuera. Me apego a las verduras y frutas frescas y crudas, personalmente, me encantan los jugos verdes frescos y me vuelvo creativa con coloridas ensaladas de arcoíris para calmar mi hambre.

Espero sinceramente, encuentres útil este artículo para ti y tu familia. Recuerda que hay mucho que puedes hacer para ser proactivo con tu salud y prevenir enfermedades crónicas como el cáncer. Como dijo una vez nuestro gran médico griego: "Que la comida sea tu medicina y la medicina sea tu comida". Hipócrates

Deja un comentario