Mi Dolor No Desaparece

Señor, tengo dolor y solo tú eres mi refugio, mi fuerza y ​​una ayuda muy presente en tiempos de problemas (Salmo 46: 1). Tu Palabra dice que muchas son las aflicciones de los justos, pero tú lo libras de todas ellas (Salmo 34:19). Mira mi aflicción y mi dolor, y perdona todos mis pecados (Salmo 25:18). Envía alivio ahora, Señor. Ya sea que elija la medicina o un milagro, siempre te reconoceré como la Fuente de mi curación.

Ayúdame a cambiar mi enfoque de mi dolor a Tus promesas porque me reviven y me consuelan (Salmo 119: 50). Cúrame, Señor, y seré curado; sálvame y seré salvo porque Tú eres el que merece mi alabanza (Jeremías 17:14).

Permíteme que tu bondad misericordiosa sea para mi consuelo, según Tu Palabra (Salmo 119: 76). ¡Bajo la autoridad de Tu Palabra, declaro que Tu unción está alejando el dolor de mi cuerpo ahora! En el nombre de Jesús, oro. Amén.

Emergency Prayers (Oraciones de emergencia) por Deborah Smith Pegues

¡NO TE PIERDAS OTRA PUBLICACION!

Me siento inspirada en compartir con ustedes, mi viaje de sanación aquí; y confío en que encontrarás esperanza, aliento y propósito a medida que descubras el poder curativo que vive dentro de ti.
Regístrate para recibir notificaciones cuando publique un nuevo artículo.

Deja un comentario