LÍBRAME DEL PODER DE LOS LEONES

Muchos hijos de Dios caminan en Su justicia y son hallados irreprensibles ante Sus ojos. Sin embargo, muchos de nosotros hemos sido víctimas de enfermedad y acusaciones, incluso, cuando estamos haciendo todo bien. Esto es exactamente lo que le sucedió al profeta Daniel en tiempos bíblicos.

Mientras continuamos comiendo bien, haciendo ejercicio, siguiendo las órdenes de los médicos y orando sin cesar, los informes médicos aún siguen mostrando evidencia de enfermedad. Aunque el enemigo de nuestra alma ha sido derrotado, aún está buscando incansablemente, devorarla como un león rugiente. Aquí es donde la valiente fe de Daniel retrata un magnífico ejemplo de «Fe».

Al Rey Darío le agradaba Daniel, pero se sintió atrapado en las engañosas maniobras del enemigo para culparlo y condenarlo. Se vio obligado a echar a Daniel al foso de los leones. Él le dijo: «Tu Dios, a quien sirves continuamente, Él te librará». Claramente, el Rey Darío se encontraba muy afligido por esto, puesto que sabía que Daniel era inocente. Cuando llegó la mañana, el Rey se apresuró a la guarida de leones, clamando por Daniel, diciendo: «Daniel, siervo del Dios viviente», ¿te ha librado tu Dios de los leones? Daniel respondió: «Oh, Rey, mi Dios envió a Su ángel y cerró la boca de los leones para que no me lastimaran porque me encontraron inocente ante Él».

A través de la muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo, también se nos considera irreprensibles; y ahora tenemos acceso al perdón, la sanidad y la vida eterna. El Rey Darío honró a Dios al decretar que en cada dominio de su reino los hombres deberían temblar y temer ante el Dios de Daniel.

¿Qué hay de ti? ¿Puedes seguir este decreto? ¿Puedes mostrar una fe inquebrantable como Daniel? ¿Puedes confiar en el verdadero Dios vivo para sanarte y salvarte?

Daniel 6

Declaración de Oración

Padre Celestial, agradezco tu abundante misericordia todas las mañanas, agradezco que constantemente me muestres tu perfecto amor y fidelidad sobre mis circunstancias. Oro para que me ayudes a crecer en mi fe y confiar en Ti para mi sanidad. Te agradezco por liberarme del poder de los leones, y cerrar la boca de cada león enviado para devorarme. En el Nombre de Jesús. ¡Amén!

Sanando a través de la Fe en Jesús por Karen Berrios

¡NO TE PIERDAS OTRA PUBLICACION!

Me siento inspirada en compartir con ustedes, mi viaje de sanación aquí; y confío en que encontrarás esperanza, aliento y propósito a medida que descubras el poder curativo que vive dentro de ti.
Regístrate para recibir notificaciones cuando publique un nuevo artículo.

Deja un comentario