LEVÁNTATE Y CAMINA ¡ERES SANA! - Karen Berrios

LEVÁNTATE Y CAMINA ¡ERES SANA!

Esta promesa me llegaba repetidamente durante una temporada de lucha mientras estaba en mi proceso de buscar mi curación. La forma en que lo entendí es que Dios es fiel a los que tienen hambre y sed de Él. El libro de Mateo 5: 6 dice: «Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia porque serán saciados». Muchos de nosotros decimos que creemos, que tenemos fe, pero no vamos más allá de nuestra zona de confort buscando más de Él. ¿De verdad tienes hambre? ¿Quieres más de Dios en tu vida? ¿Lo necesitas en tu proceso de curación? ¡Déjame decirte que Él es fiel y que aparecerá!

¿Recuerdas este pasaje en la Biblia donde esta mujer le rogó a Jesús por la curación y liberación de su hija? Ella rogó y Jesús la rechazó y dijo que Su pueblo elegido tenía que comer primero «porque no es correcto tomar el pan de los niños y tirarlo a los perros». Sin embargo, la fe de esta mujer persevera, hambrienta por la curación de Jesús, y ella le respondió: «incluso, los perros debajo de la mesa comen las migajas de los niños». Jesús se maravilló ante su fe inquebrantable y por eso respondió. “Para tal respuesta, puedes ir; el demonio ha dejado a tu hija. ¡Entonces su hija fue SANADA!

Solía ​​creer que no merecía la compasión de Dios porque pensaba que tenía que ganarla. Sabía que le había fallado muchas veces, pero no fue hasta que me hice cristiana que conocí Su corazón por ti y por mí. ¡Finalmente, entendí! Aunque no lo merecemos, no necesitamos ganarlo porque es un REGALO hermoso y con él viene el perdón, la salvación y la curación. Cuando Jesús murió por ti y por mí, pagó el precio de nuestra salvación y «SANACIÓN» para que podamos acceder a ella. ¿Estamos realmente buscando? ¿Tienes hambre de más?

Mateo 5: 6, Marcos 7: 24-30

Declaración de oración

Jesús, perdóname por mi incredulidad y mi falta de confianza en Ti por mi sanidad completa. Oro por una fe inquebrantable sobrenatural que me llene de coraje y poder para buscarte y tener más hambre por Ti. Sé que reinas sobre mis circunstancias y quieres que me sane. Confío en Ti para sanar; y oro para que, a medida que continúe con este proceso, tenga mis ojos fijos únicamente en Ti, mi sanador, mi fiel redentor, mi consejero, mi libertador, mi hacedor de caminos y mi cumplidor de promesas. ¡Amén!

Sanando a través de la Fe en Jesús por Karen Berrios

 

¡NO TE PIERDAS OTRA PUBLICACION!

Me siento inspirada en compartir con ustedes, mi viaje de sanación aquí; y confío en que encontrarás esperanza, aliento y propósito a medida que descubras el poder curativo que vive dentro de ti.
Regístrate para recibir notificaciones cuando publique un nuevo artículo.

Deja un comentario