¿CÓMO CONVERSAMOS CON NUESTROS HIJOS DURANTE ESTA CRISIS MUNDIAL DEL CORONAVIRUS?

Es difícil imaginar que cualquier padre esté preparado para enfrentar esta crisis mundial, es difícil creer lo que se ha desencadenado tan rápidamente en todo el mundo. No solo tenemos que lidiar con el miedo a esta amenazante enfermedad del COVID-19, sino que también tenemos que preocuparnos por otros asuntos importantes como nuestras finanzas, empleos, lo que nos depara el futuro y lo más importante, nuestra familia, nuestros hijos. El domingo, mientras almorzaba con mi familia, continuamos discutiendo con gran asombro las posibilidades y a lo que enfrenta nuestra humanidad. Mientras nos dirigíamos a nuestros dos hijos, que tienen 17 años y a nuestra hija de 10, mi esposo y yo, comprendimos cuán tranquilos y conscientes son, y aunque son inteligentes y están calmados respecto al tema, descubrimos que todavía hay muchos conceptos erróneos, que creímos necesario despejar. Ellos son jóvenes, vulnerables de ser fácilmente influenciados por sus compañeros y, por supuesto, por lo que pueden ver o escuchar en las redes sociales. Cosas como, «mamá, estás siendo sobre-protectora»… definitivamente, surgió. Pero si estuviste leyendo mi blog por un tiempo, ahora ya sabes que todo se trata de capacitar a otros con información para que puedan tomar decisiones sabias e informadas. Así que eso fue exactamente lo que mi esposo y yo hicimos cuando abrimos la conversación sobre el virus COVID-19 y esta crisis mundial.

Entonces, ¿cómo hablamos con nuestros hijos sobre todo esto? Aquí hay algunos consejos que he aplicado y que encontré útiles:

Evaluar lo que sabe tu hijo

Esto es muy importante, ya que lo más probable es que ya hayan reunido información a través de su círculo de amigos, redes sociales o adultos. ¿Recuerdas que mencioné nuestro almuerzo del domingo? Durante este tiempo, mi hermosa niña comentó que una amiga de la escuela le dijo que este virus se puede matar con alcohol. Si bien esto puede ser útil para agregar a un buen protocolo de higiene, la alenté a que siempre verifique su fuente a medida que aprende nueva información para asegurarse de que lo que está escuchando es realmente correcto. Procedí a explicar los hechos y ella lo entendió muy rápidamente.

Lidiar con tu propia ansiedad

Wow, este es un gran desafío… ¡al menos lo fue para mí! ¿No es increíble lo rápido que vamos a los escenarios del «qué pasaría si…»? Tuve que detenerme cuando me encontré imaginando eventos horribles y devastadores como reacción al pánico y al miedo que TODOS estamos enfrentando. A estas alturas, probablemente, ya sabes cuánto creo en Dios; apoyándome en Él y reconociendo que Él es FIEL rápidamente, me tuve una sensación de alivio. Mantenerme así, me ayudó a concentrarme en lo que necesitaba cuidar, en lugar de dejar que me agitaran las posibilidades. No digo que no debamos planificar con anticipación, sino que debemos mantener el ritmo sin pánico. Si me preguntas, el miedo es el verdadero enemigo; sé que tomar decisiones basadas en el miedo nunca conducirá a buenos resultados. ¿Ves lo que sucede con el papel higiénico en todo el mundo? 🙂

Conocer los temores de tu hijo

Aunque es posible que no escuchemos de ellos, no significa que no estén sucediendo. Nuestro objetivo debe ser mantenerlos informados para calmar sus temores y no dejar volar su imaginación. Comprender los hechos y lo que deben hacer puede proporcionar cierta sensación de control y expectativa para calmar cualquier temor.

Hablar de acuerdo a su edad

Por supuesto, esto es obvio, pero debo recordarte que debes mantener una conversación apta para su edad cuando sea necesario. Es absurdo asustar a un niño con hechos innecesarios que solo pueden alimentar la incertidumbre y el miedo.

Enfatizar sobre la buena higiene

Esto es extremadamente importante porque, como sabes, «la prevención es la mejor cura». En mi reciente artículo «Cómo combatir el coronavirus de forma natural» , comparto muchos consejos sobre lo que necesitas implementar de inmediato para protegerte y proteger a tu familia. Tus hijos pueden aprenderlo e implementarlo de inmediato. Para obtener más información, haz clic aquí.

Mantener una rutina

Esto es crucial especialmente, si la escuela de tu hijo ha cerrado. Crear una rutina productiva y estructurada será útil para ti y para ellos. Mantenerla predecible los mantendrá comprometidos y saludables.

Seguir conversando

Hacerles saber que los amamos y nos preocupamos mucho por ellos es vital. Hazles saber que los mantendrá informados a medida que haya más información disponible. Esto preservará y tranquilizará su confianza en tu comunicación y generará confianza en ti.

Tiempo de Orar

Debo admitir que debería hacer esto más a menudo con ellos, ya que sé que la oración cambia las cosas, purifica el alma y corta todo el miedo desde la raíz. Ésta es una oportunidad adicional para entregar toda ansiedad y temor al Señor; y te garantizo que una paz inexplicable te abrumará en casa.

Pensamientos finales

Espero sinceramente, que hayas encontrado útil este breve pero conciso artículo. Tú y tu familia están en mis pensamientos y oraciones. Creo firmemente, que terminaremos esta carrera en victoria.

Mantente fuerte, mantente seguro, mantente saludable. ¡Dios te bendiga!

“Te he dicho estas cosas, para que en mí puedas tener paz. En este mundo tendrás aflicciones. Pero anímate! Yo he vencido al mundo.» JUAN 16:33

¡NO TE PIERDAS OTRA PUBLICACION!

Me siento inspirada en compartir con ustedes, mi viaje de sanación aquí; y confío en que encontrarás esperanza, aliento y propósito a medida que descubras el poder curativo que vive dentro de ti.
Regístrate para recibir notificaciones cuando publique un nuevo artículo.

Deja un comentario