Renombra Tu Valle

Hace unos días, mientras conducía llevando a mis hijos a una cita, pude escuchar uno de los sermones del pastor Joel Osteen. Disfruto escuchar sus enseñanzas mientras habla verdades bíblicas que resuenan en mi espíritu. En esta ocasión, habló sobre el cambio de nombre de nuestro valle y puso como referencia el famoso y familiar Salmo 23: «Aunque camine por valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno…» Este verso es bien conocido dentro del círculo cristiano, pero creo que muchos de nosotros no lo entendemos del todo… ¡Al menos yo no!

Siempre pensé que este verso solo se refiería a caminar a través de una circunstancia muy difícil como enfrentar una enfermedad terminal o estar en la brecha de la vida y la muerte. Nunca pensé en la correlación del significado de «valle» con los múltiples «desafíos de la vida» que podemos enfrentar. El pastor Joel Osteen presentó el concepto de esta manera, que era muy nueva para mí. Entonces, no pude evitarlo e inmediatamente, comencé a generar una lista mental de todos esos valles a los que debo renombrar. Al igual que el valle de la decepción, el valle del fracaso, el valle de la inseguridad, el valle de la enfermedad, el valle del dolor, el valle del desaliento, el valle del control, y la lista podría continuar, pero tuve que detenerme.

Además, explicó que nunca estamos atrapados en nuestros valles, ni tenemos que luchar contra ellos. Estamos aquí para aprender lecciones. No pude evitar preguntarme cuánto tiempo había estado atrapada en un valle determinado. ¿Será que me encontraba atascada porque todavía no había aprendido mi lección? ¿O porque estaba eligiendo luchar por mi NECESIDAD de tener razón sobre mi necesidad de estar bien? ¿Cómo se aplica esto a mi caminar contra el cáncer?

El cáncer me ha dado una invitación a vivir de manera diferente, por seguro. Mi cuerpo ha estado lidiando con muchos valles tóxicos durante mucho tiempo. Sé que el cáncer fue solo una manifestación de conflicto dentro de mí. Y, ahora sé que he sido invitada a resolver este conflicto. Mi trabajo es averiguar a qué valles debo renombrar y mantener mi cuerpo, mente y espíritu en equilibrio, de la manera en que Dios quiso que viviéramos.

No importa cómo se vean nuestros valles, debemos perseverar. Sé que al tratar con el cáncer podemos sentirnos abrumados, desesperanzados y desanimados muy rápidamente. Reflexiona sobre el Salmo 23, cuando que dice: «Aunque CAMINE POR…» no estamos llamados a morar en ningún valle desafiante. Estamos llamados a pasar a través de él y mirar hacia adelante hasta el punto final de la victoria, porque Dios es el autor de la restauración de la paz y la sanación total. No importa cómo se vea para nosotros en este momento, nuestros ojos deben elevarse por encima de nuestras circunstancias.

Sé que es más fácil decirlo que hacerlo, pero sé que debemos intentarlo todos los días. ¿Qué pasa si vivimos nuestra vida como si lo que Dios dice es realmente cierto? Me queda claro que siempre tendremos una opción. Podemos elegir vivir en la victoria diaria con paz, esperanza, amor y alegría, o podemos elegir vivir en la desesperanza, desanimados, deprimidos y derrotados. Sé que puedo parecer idealista para muchos, pero honestamente prefiero crear mi realidad bajo este concepto, que vivir en valles oscuros por el resto de mi vida. Estamos llamados a vivir como si estuviéramos en el cielo, somos ciudadanos de este reino y, como tales, debemos vivir con autoridad al renombrar esos valles oscuros. Todos somos FINITOS, pero no todos, ELEGIMOS vivir de esta manera. Vivamos una vida que valga la pena recordar, donde nuestros valles llevan su fragancia. Elige creerle.

¿Qué hay de ti? ¿Le crees a Él? ¿A qué valles debes renombrar? Realmente, los aliento a que se auto examinen y renombren sus valles a prosperidad, éxito, salud, alegría, esperanza, amor, paz, autocontrol o cualquier cosa que sientan que necesitan renombrar. Realmente, aprecio esta lección y espero que también la encuentren útil. ¡Orando por mucho amor y sanando tu camino!

¡NO TE PIERDAS OTRA PUBLICACION!

Me siento inspirada en compartir con ustedes, mi viaje de sanación aquí; y confío en que encontrarás esperanza, aliento y propósito a medida que descubras el poder curativo que vive dentro de ti.
Regístrate para recibir notificaciones cuando publique un nuevo artículo.

Deja un comentario