¿PODEMOS CONVERTIRNOS EN MAESTROS DE NUESTRA PROPIA SANIDAD? - Karen Berrios

¿PODEMOS CONVERTIRNOS EN MAESTROS DE NUESTRA PROPIA SANIDAD?

He descubierto que mi viaje de sanidad contra el cáncer es una oportunidad para despertar, y traer restauración y equilibrio a mi vida. El cáncer es, claramente, una manifestación de que algo está fuera de balance y necesita corrección. Nuestro cuerpo ha sido creado a la perfección y nuestro ADN está compuesto de inteligencia sobrenatural para ordenar a nuestras células a que nos mantengan con vida. Cuando hay un trauma ya sea físico, emocional o espiritual, nuestro cerebro y corazón responden y nos rescatan para mantenernos respirando. Estamos conectados para sobrevivir y la forma en que elegimos pensar y cómo elegimos sentir crea el estado de ser.

Nuestros pensamientos, nuestros sentimientos, nuestros alimentos, nuestro movimiento, todo esto y todo lo que nos rodea lleva energía. Esta energía irradia un nivel de frecuencia medible que causará un impacto en ti y en tus circunstancias tangibles. Esta frecuencia llevará un nivel de sustancia que traerá cambios si lo deseamos. Esta frecuencia puede ser curativa o destructiva. Nadie puede cambiar hasta que cambiemos nuestra energía; y en el momento en que reconozcamos esta verdad y elijamos reconectar nuestros pensamientos y sentimientos, la curación comienza.

El cáncer es una llamada de atención, que definitivamente fue para mí. Como dije antes, el cáncer es una invitación a vivir de nuevo, vivir de manera diferente. En el momento en que comienzas a sentirte agradecido, abundante, saludable, completo, lleno de amor por ti y por los demás, es cuando atraerás lo mismo para ti. ¿Oíste el dicho... "Fingir hasta que lo sientas"?... ¡Esto es cierto! La salud y el bienestar pueden ser tan "infecciosos" como las enfermedades. Toda la humanidad ha sido creada para mantenerse conectada con nuestra fuente de vida, si así lo elegimos. Dios es nuestra fuente de vida, Su energía omnipotente, y Sus enseñanzas están llenas de paz, amor, abundancia, sanación e integridad.

Pero no solo de dejes llevar por mi palabra, déjame guiarte a través de algunas ciencias de la vida real para probar cómo esta "energía / frecuencia" es tan real como tú y yo.

¿Qué es la Frecuencia?

Según el instructor David Wood de Study.com, “La frecuencia es la propiedad de una onda. Estamos rodeados de ondas todos los días. La luz es una onda electromagnética, y el sonido del ventilador en tu computadora es una onda de sonido. Una onda es una vibración que lleva energía con ella. La frecuencia de una onda es el número de ondas que pasan por cada segundo y se mide en hercios (Hz). Por ejemplo, una onda de sonido podría tener una frecuencia de 450 Hz ". Hay luz, sonido, color, tipos de frecuencias electromagnéticas grandes y pequeñas, a nuestro alrededor y en todo momento.

El Dr. Anthony Holland, PHD. fue compositor musical y ahora investigador de cáncer. Mientras realizaba una investigación en su laboratorio, utilizó una combinación muy específica de frecuencias en microorganismos y ¿sabes qué sucedió? Se hicieron añicos. ¡Destrozados! Sus estudios siempre fueron los primeros en torno al paramecio y el blefarisma, y otros microorganismos.

Lo que el Dr. Holland terminó haciendo fue construir una máquina de frecuencias. Le tomó miles de combinaciones de frecuencia antes de alcanzar una combinación específica. Le dijo esto a Gateway For Cancer Research:
“Aprendí a usar microscopios, a cultivar y mantener de forma segura las bacterias, y luego las células cancerosas, en una incubadora... Comencé a probar diferentes frecuencias; y al principio, no pasó nada. Luego intenté poner más de una frecuencia en el organismo simultáneamente... cuando agregué una frecuencia adicional, en una relación especial con la primera frecuencia, me di cuenta de que estaría creando más potencia y tendría una mejor oportunidad de aterrizar en la frecuencia necesaria para cambiar el organismo. Cuando agregué el undécimo armónico, miré a través del microscopio y descubrí que el microorganismo se había roto. Me recordó cómo se rompe un cristal cuando una soprano toca la nota correcta ".

Desde entonces, el Dr. Holland concluyó que las células cancerosas son vulnerables a frecuencias entre 100,000 hertz y 300,000 hertz; y en lo que más ha trabajado son las células pancreáticas y las células de la leucemia.

¿Qué es la Máquina Rife?

Otro tratamiento importante y digno de mención que he encontrado es la "Máquina Rife", ¿has oído hablar de ella? Según Cancer Research UK, “Royal Raymond Rife desarrolló la máquina Rife en la década de 1920. Él era un científico estadounidense. La máquina también se llama generador de frecuencia Rife. Ésta y otros tipos de máquinas similares producen ondas de baja energía. Estas ondas también se denominan campos electromagnéticos de radiofrecuencia. Tienen poca energía en comparación con los rayos X o la radioterapia que tiene alta energía. El uso de ondas de baja energía como tratamiento es menos común, pero hay algunas investigaciones al respecto”.

¿Por qué lo usan las personas con Cáncer?

Todas las condiciones médicas tienen una frecuencia electromagnética. El tratamiento de Rife encuentra la frecuencia de la afección y luego utiliza un impulso de la misma frecuencia para matar o deshabilitar las células enfermas. Hay muchos pacientes con cáncer que son testigos de haber tenido resultados positivos que devienen en curación después de este tratamiento. La máquina Rife suministra energía eléctrica baja, generalmente, utilizada a través de las manos o los pies. Comúnmente, este tratamiento se practica durante unos minutos al día, varias veces a la semana con cero efectos secundarios. Espero que con la investigación continua de la frecuencia, podamos ofrecer más tratamientos alternativos contra el cáncer.

Energía y Cáncer

La ciencia nos dice que los átomos son energía. Si los átomos son energía, y las moléculas están hechas de energía... entonces, las moléculas son energía. Las moléculas forman células... por lo tanto, las células son energía. ¡Y las células nos hacen! ¡Somos energía!

Aquellos que han luchado contra el cáncer, a menudo, han escuchado que se han dañado células en ciertas partes del cuerpo. Podemos ver esas células como células que vibran a una frecuencia más baja. Para sanar estas células, debemos cambiar la frecuencia.

Algo interesante sucedió en 1981. Había una bióloga llamada Helene Grimal que se asoció con un compositor y acupunturista llamado Fabien Maman. ¿Su misión? Estudiar la relación entre las ondas sonoras y las células vivas.

Durante sus estudios, estos hombres trabajaron en los efectos de 30-40 decibelios en las células humanas. Utilizaron la afinación de la música y la voz humana.

Descubrieron que cuando se exponen a ciertos sonidos, las células cancerosas no mantienen su integridad estructural hasta que finalmente, explotan en la marca de 14 minutos. Aún más efectivo fue el sonido de la voz humana: estas células cancerosas se destruyeron a los nueve minutos. ¿No es increíble?

En un artículo de Gaia, Fabien Maman dijo: “Las células cancerosas no pueden mantener su estructura cuando las frecuencias específicas de ondas de sonido atacan las membranas citoplasmáticas y nucleares. Cuando aumenta la frecuencia vibratoria, las células no pueden adaptarse o estabilizarse, y mueren al desintegrarse y explotar".

La energía cura. Incluso, hace miles de años, la gente veía la música como curación, porque los sonidos hacen vibraciones. ¿Una hermosa canción curará el cáncer? No, pero ¿puede traer armonía en energía por un momento? Sí. ¿Puede la armonía continua en nuestras vibraciones día tras día, semana tras semana, mes tras mes, comenzar a sanarnos? Sí.

Incluso, la comunidad médica en el mundo occidental está reconociendo que la música puede tener efectos terapéuticos en aquellos que están enfermos.

Incluso, se han realizado análisis científicos sobre cómo ciertas ondas de sonido pueden aumentar la dopamina, que es el "sistema de recompensa" en el cerebro.

También deberíamos hablar sobre cómo aumentan las frecuencias de curación cuando dormimos.

Nuestros pensamientos

Ahora que entendemos cómo la energía y la frecuencia tienen un lugar en nuestro bienestar general, profundicemos en el concepto del pensamiento. ¿Sabías que día a día nuestra mente subconsciente maneja nuestra biología el 95-99% del tiempo? ¡Es nuestra mente subconsciente la que está en el asiento del conductor! La forma en que tú y yo hemos sido programados cuando niños, determinará cómo nos comportamos ahora. Pero, ¿qué pasa si elegimos intencionalmente, convertirnos en la fuerza impulsora detrás de nuestros pensamientos? En el momento en que elegimos aprovechar ese campo de energía que impulsa nuestros pensamientos, ahí es donde comienza el cambio.

Todo comienza con un pensamiento, y la mayoría de nuestros pensamientos y sentimientos que provienen de nuestros recuerdos. Según el Dr. Joe Dispenza, nuestro cerebro es como un registro que mantiene todos estos datos y refleja la interacción con nuestro entorno externo. Cómo piensas y cómo te sientes crea una frecuencia en tu estado de ser. Éstas podrían ser buenas o malas actitudes, construidas en creencias que se basan en experiencias pasadas que condicionan nuestra mente en hábitos, por lo tanto, forman nuestro estado subconsciente de ser. Tendemos a llenar la realidad en función de nuestros recuerdos o experiencias pasadas. Se sabe que el cáncer mata, roba y destruye, y la frecuencia que conlleva lo hará bastante bien. Ahora tienes la opción de ver tu vida desde una lente diferente. Cambia tus percepciones para mejorar tu vida hoy, y tu futuro, en lugar de disminuirla con tu pasado.

Para que podamos cambiar cualquier creencia o percepción sobre nosotros mismos en nuestra vida, tenemos que tomar una decisión con la firme intención de que tenga un nivel de energía que sea mayor que los programas cableados en el cerebro y el condicionamiento emocional en el cuerpo. La elección se convierte en la experiencia que tú y yo nunca olvidaremos cambiar internamente, en consecuencia, cambiando nuestra mente subconsciente. ¡Todo es energía!

Aquí hay algunos consejos para practicar y cambiar tu frecuencia, para poder modificar el registro de tu pasado, y crear tu realidad presente y futura. Trabajar para recibir tu sanidad y crear el futuro desconocido que nunca creíste posible. Personalmente, he encontrado útiles estas prácticas para reformular mis percepciones y mi historia pasada. Cambiando mi subconsciente a cómo Dios quiere que vivamos. Todavía soy un trabajo en progreso, pero estoy agradecida por Su misericordia y orientación para ayudarme a cambiar mi vida en el camino de la salud y la felicidad. Espero que estos pasos te ayuden tanto como a mí:

  • Ora todos los días y busca conectarte con nuestra fuente de vida. Haz de Dios tu ancla. (Lee mis oraciones de sanidad)
  • Reemplaza los viejos pensamientos con nuevos, escríbelos y colócalos cerca para que los leas todos los días. (Yo uso las Promesas de la biblia)
  • Sé intencional para cambiar las viejas creencias reemplazándolas por las que desees
  • Eliminar el gen de víctima
  • Sal de su zona de confort y visualízate completo
  • Mira las cosas desde una perspectiva diferente
  • Establece límites, incluso, para aquellos que amas
  • Elimina las excusas y trabaja en soluciones
  • Sigue orando para que el Señor renueve tu mente e invite tu vida a Su Presencia. Bajo Su Presencia no hay negatividad, enfermedad, oscuridad que pueda resistir

Tu cuerpo es tu mente subconsciente y tu personalidad es tu realidad personal. Sé intencional para dejar de lado tus experiencias pasadas y construir el futuro que ahora deseas.

¡NO TE PIERDAS OTRA PUBLICACION!

Me siento inspirada en compartir con ustedes, mi viaje de sanación aquí; y confío en que encontrarás esperanza, aliento y propósito a medida que descubras el poder curativo que vive dentro de ti.
Regístrate para recibir notificaciones cuando publique un nuevo artículo.

1 Comment

  1. Ingrid el agosto 12, 2020 a las 3:00 pm

    Excelente artículo gracias por compartir

Deja un comentario