¿ERES VÍCTIMA DE LA INCREDULIDAD? - Karen Berrios

¿ERES VÍCTIMA DE LA INCREDULIDAD?

¿Vives con un sentido de expectativa? ¿Con ansiosa anticipación del resultado deseado? Al buscar nuestra curación, honestamente creo que todos comenzamos con la intención de que la curación sea posible. Sin embargo, una vez que escuchamos las estadísticas de los médicos y la opinión de los demás, de alguna manera logramos asociarnos con lo que aún no ha sucedido, en lugar de creer en la curación deseada y las posibilidades de resultados positivos.

Entonces, cuando se trata de lo que parece imposible, ¿Has sido víctima de la incredulidad? He sido testigo de cómo el cáncer puede quitarles la vida a las personas y arrebatarles la fe, el coraje, el valor, la paz e incluso el amor. Lo sé, créeme, sé lo difícil que es atravesar un viaje de curación y atravesar todos esos tratamientos atemorizantes. Sé cómo el miedo y la duda pueden invadir de alguna manera en tus pensamientos y en tu corazón. Cuando elegimos la duda y la incredulidad porque nos enfocamos en nuestras circunstancias y la carencia que vemos a nuestro alrededor. Pero, ¿y si eliges diferente? ¿Te has preguntado qué podría pasar?

Créeme, sé lo aterrador que es todo, pero ¿Qué pasa si tú y yo elegimos vivir intencionalmente el día de hoy con una expectativa positiva de que las cosas pueden cambiar? La Biblia describe la fe como la certeza de lo que se espera, la evidencia de lo que no se ve. Sé que el corazón de Dios es mostrar misericordia a todos nosotros. Si tú y yo estamos buscando seriamente traer cambio y sanidad a nuestros cuerpos, nuestras mentes, nuestros espíritus, no podemos permitirnos albergar pensamientos que nuestro Dios no tiene sobre nosotros. Muchos creen que Dios permite que sucedan cosas, ¿Puede permitir la enfermedad? Sin embargo, no entiendo por qué enviaría a Jesús para traer sanidad, perdón, liberación y redención para nosotros. La enfermedad tiene sus raíces en el quebrantamiento de nuestro mundo y Él es el salvador en medio de este quebrantamiento.

Hoy, te animo a que salgas intencionalmente de este rostro de incredulidad y elijas asociarte con Su corazón por ti. Él te quiere completo, saludable, próspero, lleno de vida, en paz, esperanza, gozo y amor para ti mismo y los demás. ¿Dejarás tu incredulidad y te unirás a Él hoy para recibir la plenitud de vida que Él quiere para ti y para mí?

¡NO TE PIERDAS OTRA PUBLICACION!

Me siento inspirada en compartir con ustedes, mi viaje de sanación aquí; y confío en que encontrarás esperanza, aliento y propósito a medida que descubras el poder curativo que vive dentro de ti.
Regístrate para recibir notificaciones cuando publique un nuevo artículo.

Deja un comentario